Editoriales

Buenos Aires 01 de Agosto del 2020

DEBATE: FARMACORRESISTENCIA DEL VIH

 

 

Actuar Contra la Amenaza de Farmacorresistencia del VIH

                                                                                                

                                                                                             OMS

 

Farmacorresistencia

La capacidad del VIH para mutar y reproducirse en presencia de fármacos antirretrovirales es lo que se conoce como farmacorresistencia del VIH. Como consecuencias de esa resistencia a los medicamentos cabe citar el fracaso del tratamiento; el aumento de los costos sanitarios directos e indirectos para los pacientes, debido a la necesidad de administrar otros tratamientos más costosos de segunda línea. La propagación de cepas resistentes de VIH genera  la necesidad de desarrollar nuevos fármacos contra el virus.
El grado de resistencia del VIH a los medicamentos como resultado de la expansión reciente del TAR en países con recursos limitados no se ha podido cuantificar de forma sistemática debido a la falta de datos
Expertos han elaborado una Estrategia mundial para la prevención y la evaluación de la farmacorresistencia del VIH. La estrategia pretende reunir evidencia sobre la magnitud del problema y dotar a los países de los conocimientos y aptitudes necesarios para articular una respuesta si se declarase una epidemia de VIH farmacorresistente.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta a los países sobre la creciente tendencia al aumento de la farmacorresistencia del VIH y presenta, un informe de encuestas realizadas en varios países. Se advierte que, si no se adoptan medidas eficaces rápidamente, esta amenaza creciente podría comprometer los progresos alcanzados en el mundo en materia de tratamiento y prevención de la infección por el VIH.
El informe de la OMS sobre la farmacorresistencia del VIH publicado en 2017 muestra que, en seis de los 11 países evaluados en África, Asia y América Latina, más del 10% de los individuos que empiezan a tomar un tratamiento antirretroviral (TAR) son portadores de una cepa resistente a algunos de los fármacos más utilizados contra este virus. Se recomienda a los países que, una vez alcanzado el umbral del 10%, revisen con urgencia sus programas de TAR.

Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus (Director General de la OMS): la resistencia a los antimicrobianos es un problema creciente para la salud mundial y el desarrollo sostenible. Si queremos alcanzar el objetivo mundial de poner fin al sida de aquí a 2030, debemos priorizar la prevención y hacer frente a los niveles crecientes de resistencia a los fármacos utilizados para tratar la infección por el VIH. La farmacorresistencia del VIH aparece cuando los pacientes no cumplen con el tratamiento prescrito, a menudo porque no disponen de un acceso regular a servicios de atención y tratamiento de calidad contra esta infección. En las personas portadoras de virus resistentes, el tratamiento empieza a ser menos eficaz, y estas cepas resistentes se pueden transmitir a otros individuos. Por esta razón, se publican unas nuevas directrices con el fin de ayudar a los países a luchar contra las resistencias en el VIH

Dr. Gottfried Hirnschall (Director del Departamento de VIH/Sida de la OMS y del Programa Mundial contra la Hepatitis): debemos velar por que las personas que empiezan a tomar fármacos eficaces contra la infección por el VIH no abandonen el tratamiento para evitar que aparezcan resistencias. Cuando los niveles de resistencia de este virus empiecen a ser elevados, los países deberían optar por otro fármaco de primera elección para iniciar el tratamiento. Las tendencias al aumento de la resistencia del VIH a los medicamentos podrían dar lugar a un mayor número de infecciones y defunciones. De acuerdo con un modelo matemático, podrían registrarse 135 000 defunciones y 105 000 nuevas infecciones en los próximos cinco años si no se adoptan medidas, y los costos del tratamiento de la infección por el VIH durante este periodo podrían aumentar en US$ 650 millones. En el nuevo plan quinquenal de acción mundial se pide a todos los países y asociados que aúnen sus esfuerzos para prevenir y controlar la farmacorresistencia del VIH, responder a ella y no menoscabar los progresos alcanzados hacia el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible de poner fin a la epidemia de sida de aquí a 2030.

Dra. Marijke Wijnroks (Directora Ejecutiva interina del Fondo Mundial): el nuevo informe muestra un panorama preocupante en el que, si no se controlan, los niveles crecientes de farmacorresistencia del VIH podrían afectar gravemente al programa. Recomendamos encarecidamente a los países que apliquen las recomendaciones de la OMS de activar los indicadores de alerta temprana y realizar estudios sobre estas resistencias en todos los planes nacionales de TAR, y que consideren financiar estas medidas con subvenciones del Fondo Mundial o mediante la reprogramación de subvenciones en curso».

Dra. Shannon Hader (Directora de la División Mundial de VIH y Tuberculosis de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos): el nuevo informe reúne importantes conclusiones de los estudios sobre la farmacorresistencia del VIH realizados en todo el mundo que, junto con otros datos obtenidos en los países, confirman que debemos dirigir nuestros esfuerzos a anticiparnos a la aparición de resistencias, realizando más pruebas de determinación de la carga vírica, mejorando la calidad de los programas terapéuticos y empezando a prescribir nuevos fármacos, como el dolutegravir. Las altas tasas globales de supresión vírica observadas en tres recientes evaluaciones poblacionales de impacto de los programas de lucha contra el VIH demuestran que, en gran medida,replicas de relojes los tratamientos actuales de primera elección siguen siendo eficaces. Sin embargo, será fundamental prestar especial atención a las poblaciones más expuestas al riesgo de aparición de resistencias, como los niños, los adolescentes y las embarazadas, para dirigir las intervenciones a los casos más urgentes.
Es necesario  hacer un llamamiento a la comunidad mundial para que continúe manteniendo la misma vigilancia y capacidad de respuesta.