Miscelaneas

Buenos Aires 01 de Agosto del 2020

Memoria Olfativa

 

Memoria Olfativa

                                                      

                        Andrew Johnson  (Profesor de Psicologia en la Universidad de Burnemouth)

 

El olfato es un sentido poderoso. Puede hacer que se este más alerta, reducir la ansiedad e influir sobre la confianza en uno mismo. Algunos olores pueden incluso inducir a las personas a tener inhibiciones sexuales. Los olores enriquecen nuestra percepción del mundo. Pero, a pesar de la ubicuidad de los olores, conocemos menos la memoria olfativa que la visual y la auditiva.
La memoria olfativa es involuntario. Mediante este fenómeno, la mera exposición a un estímulo, un olor, desencadena automáticamente un recuerdo intenso del pasado.
La gente suele contar historias sobre olores que evocan vívidos recuerdos autobiográficos. Puede tratarse del olor de la comida de hospital, de una determinada bebida alcohólica o del champú de un antiguo amante. Se piensa que esta estrecha relación entre el olor y las emociones se debe a que la zona del cerebro que interviene en el procesamiento de los olores está situada en el interior del sistema límbico (una zona del cerebro vinculada a las emociones).
Por qué debería interesarnos el análisis de la memoria olfativa, dado que la mayor parte del tiempo usamos la percepción olfativa para juzgar los olores (huele bien, mal o fatal). Sin embargo, en un estudio se ha comprobado que una memoria olfativa defectuosa predispone a la aparición de demencia. Las personas que tienen el gen ApoE (un factor de riesgo genético de sufrir alzhéimer), sin mostrar signos de demencia, presentan una identificación defectuosa de los olores.
Las pruebas de memoria olfativa podrían formar parte del arsenal de herramientas con las que detectar la demencia en sus etapas iniciales. La detección precoz es importante porque, cuanto antes se intervenga, mejor será el resultado.