Editoriales

Buenos Aires 01 de Agosto del 2020

MONONUCLEOSIS INFECCIOSA

 

 

Mononucleosis Infecciosa


                                     Mark H. Ebell; Marlene Call,; JoAnna Shinholser, Jack Gardner 

                                                                   JAMA, 2016;Vol315,Number14:1509                                          
                                     Resumen y comentario objetivo: Dra. Marta Papponetti

 

Objetivo

Revisar sistemáticamente la literatura sobre el valor del examen clínico y el recuento de leucocitos para el diagnóstico de la MI.

Resultados

La MI es más común entre los 5 y los 25 años (especialmente entre 16 y 20 años, de los cuales, en alrededor de 1/13 pacientes el dolor de garganta se debe a la MI). La probabilidad de MI se reduce en ausencia de linfadenopatía mientras que aumenta con la presencia de adenopatía cervical posterior, adenopatía inguinal o axilar, petequias palatinas y esplenomegalia.
Los síntomas son de valor limitado para el diagnóstico de la MI; el dolor de garganta y la fatiga son sensibles pero inespecíficos. La presencia de linfocitosis atípicos aumenta significativamente la probabilidad de MI. Para el diagnóstico también es útil si en un paciente se halla la combinación de >50% de linfocitos y >10% de linfocitos atípicos.

Caso clínico

Paciente de 17 años consulta porque desde hace 5 días presenta dolor de garganta y adenopatía. Tiene una temperatura oral medida de 38,6 C y cefalea leve y persistente, pero niega tener fatiga significativa. Se observan ambas amígdalas purulentas, agrandamiento de los ganglios cervicales anterior y posterior y de varios ganglios axilares. No se detecta hepatomegalia ni esplenomegalia.
Laboratorio:
    * El test rápido para el estreptococo ß-hemolítico grupo A es negativa.
    * Los análisis rutinarios de laboratorio revelan leucocitos (18×109/l) con 40% de neutrófilos segmentados, 51% de linfocitos12% de linfocitos atípicos, 4% de monocitos y 3% de eosinófilos.
    * El test rápido de anticuerpos heterófilos (monospot test) para MI fue negativo.
 

Este paciente tiene MI a pesar del resultado negativo del monospot test?
Por qué esta pregunta es importante?

Inicialmente descrita como una "leucocitosis mononuclear en respuesta a una infección aguda" (MI), también antes se la llamó fiebre glandular. La MI está causada por el virus de Epstein-Barr (VEB) y se caracteriza por fiebre, dolor de garganta, adenopatía y malestar general, pero también puede haber esplenomegalia, ictericia y hepatomegalia.
Los síntomas pueden persistir durante 6 meses o más y rara vez ocurren complicaciones graves como la ruptura esplénica.
El diagnóstico diferencial incluye la infección por citomegalovirus, adenovirus y VIH, la toxoplasmosis y la leucemia aguda, aunque estas enfermedades son mucho menos comunes.
Es importante poder diagnosticar la MI con precisión en el entorno ambulatorio utilizando el examen clínico y los resultados del laboratorio porque ésto permite los médicos asesorar a los pacientes sobre el tipo de reposo y el pronóstico general, y se evitará el uso inapropiado de antibióticos en una enfermedad viral.
Esto es especialmente cierto al principio de la enfermedad, cuando es más probable que la prueba de anticuerpos para la MI den resultados negativos falsos y, en los niños más pequeños, en quienes los resultados negativos falsos son más comunes. La MI suele ocurrir en niños y adultos jóvenes, entre los 5 y los 25 años, pero no se limita a este grupo etario. Las tasas de infecciones son más elevadas entre los 15 y los 24 años, con casi 6-8 casos/1.000 personas/año.
Se diagnostica con poca frecuencia en bebés y niños pequeños, aunque probablemente la mayoría de los casos no son detectados porque los síntomas suelen ser más leves en este grupo de edad (<5 años). Es más común en adolescentes y adultos jóvenes, especialmente entre quienes viven en comunidad, como los cuarteles.

Cómo examinar un paciente con sospecha de mononucleosis infecciosa?

Signos y síntomas

La historia de un paciente con dolor de garganta debe incluir el inicio, la duración y la presencia o ausencia de fiebre, escalofríos, sudores, mialgias y fatiga que no puede ser explicada por déficit de sueño o por las ocupaciones habituales. A menudo, esta presentación despierta la sospecha de MI. A los pacientes con estos signos y síntomas también se les debe preguntar sobre el contacto cercano con una persona que haya tenido el diagnóstico confirmado de MI; Sin embargo, muchos pacientes no recuerdan si hubo tal contacto.
Se debe inspeccionar la cara y las superficies corporales expuestas para detectar la presencia de erupciones: se puede hallar una erupción maculopapular fina (exantema viral). Los pacientes con MI que han sido tratados con ß-lactámicos, especialmente ampicilina o amoxicilina, pueden tener un sarpullido morbiliforme pruriginoso que aparece en unos días a 1 semana.
Así lo evidenció un estudio, en el que el 30% de los 173 niños con MI confirmada serológicamente que recibieron al menos 1 dosis de amoxicilina presentaron erupción. Sin embargo, otro estudio de 184 niños halló que la incidencia de erupción fue similar en el grupo de niños que no había recibido penicilina. La ictericia es un hallazgo raro en los pacientes con mononucleosis.
Se deben buscar adenopatías en las cadenas cervicales anterior y posterior. Casi todos los pacientes con MI tienen adenopatía cervical anterior, pero esta ubicación no es específica pues también ocurre en otras enfermedades comunes. La adenopatía cervical posterior es más específica de la MI, como también las axilares e inguinales. Por lo tanto, no debe obviarse la palpación de esas regiones, como así también si los síntomas persisten o permanecen sin explicación, o son más graves y hacen sospechar otros diagnósticos alternativos, como el linfoma.
Se debe examinar la faringe y las amígdalas para detectar petequias palatinas y exudados faríngeos y amigdalinos. Aunque la MI puede causar estos síntomas, también pueden causarlos la faringitis por los virus o los estreptococos ß-hemolíticos del grupo A. También se debe examinar el abdomen para detectar esplenomegalia o hepatomegalia.

Recuento de leucocitos

El recuento de leucocitos puede ser un complemento útil de la historia y el examen físico en el entorno ambulatorio. Este recuento puede ser anormal en los pacientes con MI, antes de que las pruebas de anticuerpos rápidas (como el monospot test) den positivas.
El VEB infecta los linfocitos B, lo que activa una respuesta mediada por las células T. Estas células están a menudo inmaduras y presentan formas atípicas.
Por lo tanto, el aumento del número total de linfocitos, del porcentaje de linfocitos y del porcentaje de linfocitos atípicos es sugestivo de MI. La linfocitosis incrementa significativamente la probabilidad de diagnosticar Mil La linfocitosis también es útil cuando se combina con la presencia de linfocitos atípicos. Por ejemplo, en un estudio, los pacientes con >50% de linfocitos y >10% de linfocitos atípicos tuvieron mayor especificidad y mayor IP. Un recuento absoluto de linfocitos en un umbral =4 × 109/l es útil para el diagnóstico en adolescentes y adultos.
El hallazgo normal más frecuente fue un recuento de linfocitos atípicos <10% lo que con mayor eficacia disminuye la probabilidad de MI. Los autores afirman que el número de linfocitos atípicos es de poca sensibilidad. Pero para los pacientes que tienen >50% de linfocitos, >10% de linfocitos atípicos, o ambos, la especificidad es excelente.
La presencia de linfocitosis o de linfocitosis atípica o de linfocitosis en los adolescentes y adultos con dolor de garganta influye mucho en la probabilidad de padecer MI.

Comentarios

Los hallazgos están limitados por la edad y la calidad de la literatura. por ejemplo, los estudios más antiguos pueden no describir claramente la inclusión o exclusión de criterios, y la mayoría no especificó en qué momento de la evolución de la enfermedad se encontraban los participantes (desconocimiento de los síntomas antes de la presentación).

Debido a que los hallazgos clínicos y bioquímicos varían considerablemente en las diferentes etapas de la enfermedad, sería útil estratificar la exactitud de los hallazgos clínicos y las pruebas desde el comienzo de los síntomas (p. ej., <1 semana, 1 a 2 semanas o >2 semanas). Otra limitación fue la inclusión de varios estudios basados en datos de laboratorio que no informaron datos clínicos.
Por otra parte, muchos estudios solo incluyeron pacientes con pruebas de laboratorio que confirmaban la mononucleosis, y la información suministrada fue suficiente solo para calcular la sensibilidad. Por lo tanto, hace falta un gran estudio prospectivo de pacientes que se hallen dentro de los 7 días de la aparición del dolor de garganta, lo que podría ayudar a aclarar el papel de los antecedentes personales, el examen físico y las pruebas bioquímicas en el consultorio para el diagnóstico de mononucleosis.

Resolución del cuadro

El paciente se encuentra en un grupo etario de alto riesgo de MI y la probabilidad pretest de es de casi 8%, según los datos de una red australiana de investigación en atención primaria. El test de anticuerpos heterófilos (monospot test) tiene alrededor del 75% de sensibilidad al comienzo de esta enfermedad causada por el VEB por lo que es correcto que el médico considere que se trata de un resultado negativo falso.
Las pruebas también son menos sensibles en los niños pequeños (especialmente <5 años). La presencia de fiebre, cefalea, adenopatía cervical anterior y, por otra parte, la ausencia de fatiga, esplenomegalia y hepatomegalia, no implican mucho cambio en la sospecha de MI1.
La presencia de un exudado amigdalino, adenopatía cervical posterior y adenopatía axilar aumentan poco la probabilidad de MI. Debido a que estos hallazgos pueden no ser útiles en forma individual, el único descubrimiento más importante para el diagnóstico es la presencia de adenopatía cervical posterior, lo que, después del examen clínico, aumenta la probabilidad de MI, del 8% al 21%.
A partir de esta estimación de probabilidad revisada del 21%, la presencia de 51% de linfocitos y 12% de linfocitos atípicos aumenta la probabilidad de MI al 93%. Los autores concluyen que se debe hacer el diagnóstico de MI y aconsejar al paciente acerca del tratamiento sintomático, el tipo de reposo y la evitación del contacto físico.

Fundamentos clínicos

La MI es una causa relativamente común de dolor de garganta en los pacientes de 5 a 25 años, sobre todo entre los 16 y los 20 años, pero es poco común en niños más pequeños (<5 años) y adultos >25 años. La mayoría de los pacientes tiene dolor de garganta y adenopatías cervicales, fiebre, cefalea y fatiga, que son síntomas comunes pero inespecíficos.
Las adenopatías posteriores, axilares e inguinales aumentan significativamente la probabilidad de MI, al igual que la esplenomegalia y las petequias palatinas. La presencia de >10% de linfocitos atípicos aumenta la probabilidad de MI, especialmente cuando si hay linfocitosis.

Si existe sospecha clínica de MI, el recuento de leucocitos puede proporcionar una guía útil para el diagnóstico precoz de la enfermedad, cuando las pruebas serológicas tienen una mayor tasa de resultados negativos falsos. Otra opción es hacer la buscar antígenos de la cápside del VEB.
Aunque la MI es una enfermedad común, hay pocos estudios prospectivos bien diseñados para el diagnóstico de esta enfermedad y se requieren ensayos que desarrollen y validen los criterios de decisión clínica (quizás en combinación con el recuento de leucocitos) que ayuden a los médicos a hacer el diagnóstico precoz. Además de ser una guía para hacer un pronóstico más preciso y asesorar mejor sobre el tratamiento sintomático, ayudaría a evitar el uso inadecuado de antibióticos en pacientes con esta enfermedad viral.

Referencias bibliográficas

1. Sprunt TP, Evans FA. Mononuclear leukocytosis in reaction to acute infection (infectious mononucleosis). Bull Johns Hopkins Hosp. 1920;31:410-417.

2. Hoagland RJ. The clinical manifestations of infectious mononucleosis. Am J Med Sci. 1960;240:55-63.

3. Rea TD, Russo JE, KatonW, et al. Prospective study of the natural history of infectious mononucleosis caused by Epstein-Barr virus. J Am Board Fam Pract. 2001;14(4):234-242.

4. Evans AS, Niederman JC, Cenabre LC, et al. A prospective evaluation of heterophile and Epstein-Barr virus-specific IgM antibody tests in clinical and subclinical infectious mononucleosis. J Infect Dis. 1975;132(5):546-554.

5. Klutts JS,Wu AH, Smith A, et al. Diagnostic performance of a new automated heterophile antibody test in adults and children. Diagn MicrobiolInfect Dis. 2008;61(3):351-353.

6. Hoagland RJ. Infectious mononucleosis. Prim Care. 1975;2(2):295-307.

7. Fleisher G, HenleW, Henle G, et al. Primary infection with Epstein-Barr virus in infants in the United States. J Infect Dis. 1979;139(5):553-558.

8. Van Cauwenberge PB, Vander Mijnsbrugge A. Pharyngitis: a survey of the microbiologic etiology. Pediatr Infect Dis J. 1991;10(10)(suppl):S39-S42.

9. Candy B, Chalder T, Cleare AJ, et al. Recovery from infectious mononucleosis. Br J Gen Pract. 2002;52(483):844-851.

10. Fleming DM, Ross AM, Cross KW, Kendall H. The reducing incidence of respiratory tract infection and its relation to antibiotic prescribing. Br J Gen Pract. 2003;53(495):778-783.

11. Levine H,Mimouni D, Grotto I, et al. Secular and seasonal trends of infectious mononucleosis among young adults in Israel. Eur J Clin Microbiol Infect Dis. 2012;31(5):757-760.

12. Henke CE, Kurland LT, Elveback LR. Infectious mononucleosis in Rochester,Minnesota, 1950 through 1969. Am J Epidemiol. 1973;98(6):483-490.

13. Del Mar C, Pincus D. Incidence patterns of respiratory illness in Queensland estimated from sentinel general practice. Aust FamPhysician. 1995;24(4):625-629, 632.

14. Chovel-Sella A, Ben Tov A, Lahav E, et al. Incidence of rash after amoxicillin treatment in children with infectious mononucleosis. Pediatrics. 2013;131(5):e1424-e1427.

15. Hocqueloux L, Guinard J, Buret J, et al. Do penicillins really increase the frequency of a rash when given during Epstein-Barr virus primary infection? Clin Infect Dis. 2013;57(11):1661-1662.

16. Grover SA, Barkun AN, Sackett DL. The Rational Clinical Examination: does this patient have splenomegaly? JAMA. 1993;270(18):2218-2221.

17. Naylor CD. The Rational Clinical Examination: physical examination of the liver. JAMA. 1994;271 (23):1859-1865.

18. Simel DL. JAMA evidence: a primer on the precision and accuracy of the clinical examination: update. In: Simel DL, Rennie D, eds. The Rational Clinical Examination. New York, NY: McGraw-Hill; 2009.

19. Whiting P, Rutjes AW, Reitsma JB, et al. The development of QUADAS. BMC Med Res Methodol. 2003;3:25.

20. Whiting PF,Weswood ME, Rutjes AW, et al. Evaluation of QUADAS, a tool for the quality assessment of diagnostic accuracy studies. BMC Med ResMethodol. 2006;6:9.

21. Higgins JP, Thompson SG. Quantifying heterogeneity in ameta-analysis. Stat Med. 2002; 21(11):1539-1558.

22. Aronson MD, Komaroff AL, Pass TM, et al. Heterophil antibody in adults with sore throat. Ann Intern Med. 1982;96(4):505-508.

23. Fleisher GR, CollinsM, Fager S. Limitations of available tests for diagnosis of infectious mononucleosis. J Clin Microbiol. 1983;17(4):619-624.

24. Grotto I,Mimouni D, Huerta M, et al. Clinical and laboratory presentation of EBV positive infectious mononucleosis in young adults. Epidemiol Infect. 2003;131(1):683-689.

25. Lennon P, Saunders J, Fenton JE. A longer stay for the kissing disease. J Laryngol Otol. 2013;127(2):187-191.

26. Brigden ML, Au S, Thompson S, et al. Infectious mononucleosis in an outpatient population. Arch Pathol Lab Med. 1999;123(10):875-881.

27. Biggs TC, Hayes SM, Bird JH, et al. Use of the lymphocyte count as a diagnostic screen in adults with suspected Epstein-Barr virus infectious mononucleosis. Laryngoscope. 2013;123(10):2401-2404.

28. Sumaya CV, Ench Y. Epstein-Barr virus infectious mononucleosis in children, I. Pediatrics. 1985;75(6):1003-1010.

29. Lofsness KG, Houlihan PM, Brunning RD. Hematologic parameters and leukocyte histogram patterns in infectious mononucleosis. Am J Clin Pathol. 1987;87(4):485-490.

30. Donner-Banzhoff N, Beck C, Meyer F, et al. Clinical findings in patients presenting with sore throat. FamPract. 2002;19(5):466-468.

31. Jensen DM, Brousseau DC, Tumpach EA, Gorelick MH. Intervention to improve interobserver agreement in the assessment of children with pharyngitis. Pediatr Emerg Care. 2005;21(4):238-241.

32. Reitsma JB, Glas AS, Rutjes AW, et al. Bivariate analysis of sensitivity and specificity produces informative summary measures in diagnostic reviews. J Clin Epidemiol. 2005;58(10):982-990.

33. Hoagland RJ. Infectious mononucleosis. Prim Care. 1975;2(2):295-307.