Miscelaneas

Buenos Aires 01 de Agosto del 2020

Un Nuevo Mecanismo de Difusión de Tumores

 

 

Un Nuevo Mecanismo de Difusión de Tumores

 

                                                                       Dr. Damián García-Olmo, Dr. José García-Verdugo
                                                                               
                                                                                       Cáncer Res 2010;70:560-67                                                                            

Se ha descubierto un nuevo mecanismo de difusión de tumores primarios a través de microvesículas, micropartículas membranosas capaces de infectar a células madre difundiendo mutaciones y transmitiendo órdenes de proliferación, transformándolas en tumores secundarios. Estas microvesículas, conocidas también como exosomas, se encuentran en la sangre, y se desprenden en forma de secreción capaz de desplazarse por el organismo.
En anteriores estudios se habían encontrado proteínas y algunos mensajeros (ARNm), pero nunca ADN; por lo que se abría la posibilidad de que las microvesículas fueran las responsables de la metástasis como vía de dispersión del tumor, explican las mismas fuentes.
Los estudios puestos en marcha hasta el momento afirmaban que las metástasis ocurrían porque las células tumorales migraban hacia otras partes del cuerpo. Sin embargo, no se ha podido constatar que efectivamente estas células migren de un lado a otro del organismo en todos los casos.
Para estudiar un mecanismo alternativo que explicase la difusión de los tumores primarios hacia tumores secundarios, se empleó un filtro de laboratorio conocido como transwell, que no permite el paso de estructuras de un tamaño superiores a 0,4 micras, y por lo tanto para ninguna célula completa, colocado entre un depósito de plasma de pacientes con tumores colorrectales ubicado en la parte superior, y otro depósito situado en la parte inferior que contenía células susceptibles de ser infectadas. Transcurrido un tiempo, se comprobó que las células del depósito situado en la parte inferior habían adquirido la mutación de los pacientes. La existencia de microvesículas en el filtro, observadas a través del microscopio electrónico del CIPF, permitió demostrar que estas partículas habían viajado desde el plasma a través del filtro, y habían infectado a las células, convirtiéndolas en tumorales. La posterior inyección en ratones de estas células infectadas dio lugar a un tumor con la misma mutación que el tumor de los pacientes de cáncer colorrectal que prestaron su plasma para el estudio. Este experimento en los controles con plasma de personas sanas,  las células de la parte inferior no se transformaban en tumorales.
Estas microvesículas se comportan como "cargas de profundidad" o "torpedos" cuyas dianas son células madre con capacidad proliferativa; y si estas células madre reciben las señales para entrar en proliferación con material genético mutado, esta combinación de factores podría estar en el origen de los focos secundarios.
Este trabajo que confirma la hipótesis de dispersión de los tumores vía microvesículas. La lucha contra el cáncer no puede centrarse sólo en bloquear las células tumorales para que no migren -la clásica metástasis-, sino también en identificar estas microvesículas y bloquearlas para que no alcancen su destino.