Miscelaneas

Buenos Aires 01 de Agosto del 2022

Injuries In Youth Sports / Injuria en Deportes Juveniles

 

Injuries In Youth Sports


                                                                                       Matt Roth, MD

                                                                   Clinical J. of Sports Medicine – Jan. 2019

                                                                             Resumido por: Abbie Arce

 

It is widely accepted that youth sports are good for children. When asked why they've enrolled their children into sports programs, parents often speak of the assumed benefits of enhanced self-esteem, peer socialization, and general fitness.
In some cases though, an emphasis on competitive success can have negative consequences for the youth involved. Generally, this occurs at high levels in sport where scholarships or opportunities to play nationally are at risk.. In these elite travel teams, there is excessive pressure to train intensively, often before appropriate skills have been developed.

It is estimated that 27 million youth between the ages of six and 18 participate in team sports in the US. An additional 33 million children participate in some form of organized athletics, according to The National Council of Youth Sports.
These children are at an increased risk of suffering overuse injuries. An overuse injury occurs when a repetitive submaximal force is applied to the joints, muscles or connective tissues without sufficient recovery time before the next event. This mistreatment of the musculoskeletal system is often standard on youth teams were multiple games may be played in one day or on multiple days in a row.

Because the risk of injury is so high, it is essential to know when an injury might arise. The strongest predictor of overuse injury is a prior injury. This is because of inadequate healing of the initial injury or failure to identify and correct the factors that led to the initial injury. 
Workload is also a strong predictor of overuse injury. Training at higher volumes has consistently been linked to an increased risk of overuse injury. Specifically, training 16 hours per week, or more, is associated with injuries requiring medical care. 

Improperly sized or maintained equipment is another indication that a player may be at risk. Regular adjustments to sizing should be made as children grow. Also, appropriate equipment needs to be selected based on each athlete’s size and development. 

Lastly, sports specialization is a risk factor for overuse injury in young athletes. Parents or children hoping to reach elite levels may choose to specialize in one sport early on. This places repetitive forces to the same joints and tissues over many years, increasing the risk of injury or lifelong malformity. 
More recently, researchers have begun to question if this assumption is even accurate. Studies have shown that playing multiple sports to reduce strain on the body not only prevents overuse injury but maybe an effective strategy for reaching elite levels. 

   __________________________________________________________________


Es ampliamente aceptado que los deportes juveniles son buenos para los niños. Cuando se les pregunta por qué han inscrito a sus hijos en programas deportivos, los padres a menudo hablan de los supuestos beneficios de una mayor autoestima, socialización entre compañeros y estado físico general.

Sin embargo, en algunos casos, el énfasis en el éxito competitivo puede tener consecuencias negativas para los jóvenes involucrados. Por lo general, esto ocurre en los deportes de alto nivel, donde las becas o las oportunidades de jugar a nivel nacional están en riesgo. En estos equipos de viaje de élite, existe una presión excesiva para entrenar intensamente, a menudo antes de que se hayan desarrollado las habilidades adecuadas.

Se estima que 27 millones de jóvenes entre las edades de seis y 18 años participan en deportes de equipo en los Estados Unidos. Otros 33 millones de niños participan en algún tipo de atletismo organizado, según el Consejo Nacional de Deportes Juveniles.

Estos niños corren un mayor riesgo de sufrir lesiones por uso excesivo. Una lesión por uso excesivo ocurre cuando se aplica una fuerza submáxima repetitiva a las articulaciones, los músculos o los tejidos conectivos sin suficiente tiempo de recuperación antes del próximo evento. Este maltrato del sistema musculoesquelético a menudo es estándar en los equipos juveniles donde se pueden jugar múltiples juegos en un día o en varios días seguidos.
Debido a que el riesgo de lesión es tan alto, es esencial saber cuándo podría surgir una lesión. El predictor más fuerte de una lesión por uso excesivo es una lesión previa. Esto se debe a la curación inadecuada de la lesión inicial o a la falta de identificación y corrección de los factores que llevaron a la lesión inicial.

La carga de trabajo también es un fuerte predictor de lesiones por uso excesivo. El entrenamiento a mayores volúmenes se ha relacionado constantemente con un mayor riesgo de lesiones por uso excesivo. Específicamente, entrenar 16 horas por semana o más está asociado con lesiones que requieren atención médica.
El equipo de tamaño o mantenimiento inadecuado es otra indicación de que un jugador puede estar en riesgo. Se deben hacer ajustes regulares al tamaño a medida que los niños crecen. Además, se debe seleccionar el equipo apropiado según el tamaño y el desarrollo de cada atleta.

Por último, la especialización deportiva es un factor de riesgo de lesión por sobreuso en deportistas jóvenes. Los padres o los niños que esperan alcanzar niveles de élite pueden optar por especializarse en un deporte desde el principio. Esto coloca fuerzas repetitivas en las mismas articulaciones y tejidos durante muchos años, lo que aumenta el riesgo de lesiones o malformaciones de por vida.

Más recientemente, los investigadores han comenzado a cuestionar si esta suposición es precisa. Los estudios han demostrado que practicar múltiples deportes para reducir la tensión en el cuerpo no solo previene las lesiones por uso excesivo, sino que también puede ser una estrategia efectiva para alcanzar niveles de élite.