Sabia UD?

Buenos Aires 01 de Agosto del 2020

Abuso Sexual en la Infancia

 

Los abusos sexuales padecidos durante la infancia, muchas veces, no se llevan a cabo mediante el uso de la violencia. El adulto, por lo general un familiar, tiene suficiente con las armas que le confiere su autoridad sobre el menor. No sólo eso; si es necesario se hace uso del chantaje, de las amenazas y del cariño. Cuando se trata de abusos intrafamiliares, sobre todo, el mensaje que se traslada al menor es que se le hace todo eso porque es especial y porque se le quiere. Esta vivencia, algunas veces conduce a la más absoluta promiscuidad o un rechazo más o menos acusado a todo lo referente al sexo. Ambas posturas, a pesar de ser opuestas, son perfectamente explicables.
Es probable que el rechazo sea más fácil de entender. Frente a unos abusos sexuales reiterados que, por la edad, no pueden ser interpretados ni procesados en modo alguno por el niño, lo que se hace es archivarlos en la mente, asociando el sexo con algo horrible.
También es bastante habitual que las personas abusadas caigan en una promiscuidad descontrolada, ya que entre otras muchas secuelas de esa infancia, también esté la de relacionarse con los demás a través del sexo; es decir, la persona abusada termina auto convenciéndose que sólo sirve para eso o bien que esta es la manera de expresar afecto, cariño o amor.

                                                                            Lic.  Joan Montané Lozoy
                                                                 
Libro: Los niños que dejaron de soñar